¿Cómo abrir un vino?, y otras 9 preguntas que siempre quisiste saber

Respondemos preguntas que todos los consumidores iniciantes en el tema deberían saber, para lucirse con creces.

¿Cómo abrimos un vino?

Previamente, debemos verificar, antes de realizar el descorche, que la botella tenga la temperatura correcta. Luego, debemos seguir los siguientes tres pasos:

1) Quitamos la parte superior de la cápsula (así, evitamos el roce del líquido con el metal).
2) Limpiamos con un paño la superficie del corcho y de la botella.
3) Introducimos el tirabuzón del sacacorchos profesional (denominado de dos tiempos) en el centro del corcho y lo hacemos llegar hasta el final, tratando de meterlo de manera recta y con máxima precaución para extraer el corcho del cuello de la botella.

¿Cómo afecta el aire al vino?

El vino se deteriora si se lo deja expuesto al aire. Sus componentes frutales se oxidan.
Durante la elaboración, esto se desarrolla en forma gradual (microoxigenación). Por este motivo, las bodegas guardan sus recaudos minimizando el contacto del mosto, del vino fermentado y del añejado, inclusive empleando, según la necesidad, un gas inerte para protegerlo.

¿Cuánto tiempo debe respirar un vino?

La decantación de la botella (volcar el contenido en un recipiente) es un método eficaz para airear un vino que estuvo unos cuántos años “encerrado”. Recomendamos decantar un vino de cierta evolución durante una hora antes de beberlo.

¿Se necesitan varias copas para beber diferentes vinos?

Sí, por supuesto. Hay copas específicamente diseñadas para vinos blancos, rosados y espumosos. Todas deben ser de cristal, sencillo y delgado, incoloras y transparentes para apreciar a la perfección la amplia gama de colores del vino.

Las copas de Champagne deben ser aflautadas y largas para que no se disipen las burbujas y los aromas se concentren con mayor intensidad.

En relación a la copa de vino, es ideal que tenga una amplia capacidad para que las moléculas aromáticas también se concentren con vigorosidad.

¿Cómo se distingue un vino seco de uno dulce?

La sequedad del vino se debe a la ausencia de azúcar. Lo contrario, es un vino dulce.
Esto se relaciona con la acidez, indirectamente, pues el azúcar enmascara la acidez de un vino. Por ende, los vinos dulces parecen ser más bajos en acidez de lo que realmente son.

¿Por qué el vino es un componente importante para la gastronomía?

Porque acentúa o eleva los sabores naturales de los alimentos, reduce el uso de sal, añade aroma, equilibra los sabores y agrega humedad. También se lo emplea como sazonador.
El vino se evapora rápidamente durante la cocción y el sabor natural de la uva se mezcla con el de los alimentos. Cuando se reduce un vino, se intensifica su sabor, pero si se incorpora al final de la cocción, retiene su sabor y aroma.

¿Cómo se bebe un vino para degustarlo?

1°- La punta de la lengua nos dirá si la temperatura es la correcta, si el vino tiene presencia o no.
2°- Se bebe un buen sorbo y se lo mantiene un momento en la boca.
3°- Se aspira algo de aire para que el vino burbujee en el centro de la boca. Ello equivale a producir una mueca semejante a la que los labios hacen cuando apresan una bombilla de mate.
4°- En ese momento y, posterior al trago, es cuando los aromas suben hasta las fosas nasales y tienen la sensación de que se está bebiendo y “respirando” el vino, al mismo tiempo.
Según su tipo y calidad, los sabores y aromas permanecen más o menos tiempo en el complejo paladar-olfato.
5°- Perduración del sabor en boca. Hay vinos “cortos” y “largos”, según la perduración en paladar. El RETROGUSTO es el recuerdo que un vino nos deja. Puede ser pleno, limpio y terso o corto, de poco cuerpo e insustancial.

Nadie bebe dos veces un mismo vino

El vino es materia viva y, por lo tanto, mutante. Lo que el vidrio de la botella, un buen corcho y lugares adecuados de reposo y estiba logran, es asegurar que la evolución del vino sea la correcta o, más aún, la deseada por sus elaboradores, pero jamás pueden detener en el tiempo un sabor, un aroma y un color, que evolucionarán inexorablemente.

¿Cómo se sirve un vino espumoso?

La botella debe ser abierta justo en el momento en que se lo va a consumir. Para mantener la temperatura ideal para degustarlo (5 a 7 grados), es preciso colocar la botella en una frapera con agua y bastante hielo.

¿Cómo logramos que el corcho de una botella de espumoso salga si hacer ruido?

Sosteniendo la botella en un ángulo de 45°, retirando el bozal. Luego, sujetamos la parte superior del corcho con el dedo pulgar, de manera que pueda controlarlo, si este pretende escapar, y con la mano sujetamos los bordes. Con la otra mano comenzamos a girar la botella.

Sacamos, de a poco, el tapón, manteniéndolo siempre bien firme. A medida que comience a salir, empujamos el corcho hacia adentro para retrasar su salida. El ruido que tiene que hacer el corcho al salir debe ser suave y delicado. Lograr esta apertura lleva tiempo, dedicación, práctica y mucha paciencia.

¡Hasta el próximo mes!

Mariano Fresco

Mariano Fresco

Cuenta con más de 12 años de carrera en periodismo enogastronómico. Licenciado en Comunicación Social y Analista en Medios (Universidad del Salvador), es también Sommelier Profesional (CAVE). Inició sus primeros pasos en la revista Cuisine&Vins, donde se desempeñó como Editor de Vinos. Escribió para destacados medios gráficos nacionales, entre ellos el Diario La Nación. Hoy, está al frente del programa radial "Fresco en el Aire" En servicio, trabajó como sommelier principal del exclusivo resort Ponta dos Ganchos (Brasil), perteneciente a la cadena The Leading Hotels of The World. Apasionado de la docencia, es profesor titular de Iniciación a la Sommellerie y Cursos Cortos en Gato Dumas (Sedes Buenos Aires y Pilar).

Deja un comentario