Maridaje de Fiestas: conoce cuáles son los mejores platos

Pasó el Mundial, Argentina se consagró campeón y todo su pueblo salió eufórico a las calles para celebrar la tercera estrella. Fueron días de júbilo y emociones por doquier, en el que primaron los colores celeste y blanco en el extenso territorio nacional.

Y, de repente, en un abrir y cerrar de ojos, nos hemos dado cuenta de que en menos de una semana… ¡Vienen las Fiestas! Momento de reuniones, encuentros con familiares, amigos y seres queridos íntimos en los que la buena mesa, con platos contundentes y tradicionales, son los grandes protagonistas. En nuestro país, las familias suelen, sin duda alguna, preocuparse más por la comida que por el lugar y el horario de las reuniones.

A continuación, daremos tips infalibles de elaboraciones gastronómicas ideales para festejar Navidad y Año Nuevo, maridadas con vinos atinados para la ocasión.

Vitel toné

¿Hay algo más representativo que este plato en las Fiestas? Indiscutida estrella en la mesa navideña, desembarcó desde el Piamonte italiano para conquistar los paladares albicelestes. Es un peceto cocido en caldo, cortado en fetas y servido, generalmente, con salsa de mayonesa, atún, anchoas y las siempre bien ponderadas alcaparras. Es una entrada más que contundente de cena y se entenderá muy bien con un tinto ligero. Podemos acompañar con un sutil Pinot Noir, Merlot o, incluso, un Malbec delicado y frutado.

Huevos/Tomates rellenos

Infaltables en las mesas de fin de año. Los huevos deben ser hervidos y cortados a la mitad para, luego, mezclar las yemas cocidas con diferentes ingredientes (mayonesa, atún, queso crema, ciboulette, crema de leche). Finalmente, se rellenan las medias claras.

La opción del llenado de los tomates, por otra parte, es una alternativa más simple y súper liviana, siendo un plato híper tradicional estas fechas. Para armonizar, vamos con vinos blancos ligeros (Sauvignon Blanc, Torrontés) o un rosado bien fresco y siempre versátil.

Pionono

Levante la mano quién no ha comido pionono alguna vez en las Fiestas. Es un auténtico clásico, un hito gastronómico local. ¿Cómo se prepara? De muchas maneras. Lleva tomate, lechuga, queso, jamón cocido y huevos duros, a modo de base. Suelen sumarse los típicos palmitos y atún. Aquí, nuevamente los vinos blancos “peligrosamente” fáciles de beber, del año, y los rosados Estilo Provence son los adecuados.

Matambre arrollado/arrollado de pollo

Se nos hace agua a la boca cuando nos dicen que en la mesa de las Fiestas habrá alguna de estas dos preparaciones. Si bien la tradicional opción con carne vacuna es un clásico, hacer esta receta con pollo es una tendencia cada vez presente.

¿Cómo se hace? Se abre la carne de pollo como una plancha, se rellena y se forma un rollo que se cocinará al horno. Se obtiene, así, un tipo de fiambre con la carne y su relleno, que luego se disfrutará en frío. Se acostumbra a servirse como entrada, solo o con salsa o ensalada. A la hora del relleno, son condición sine qua non los fiambres, las aceitunas, los morrones, los huevos, la zanahoria y el perejil. Aquí, rosados refrescantes o tintos de verano con baja graduación alcohólica pondrán el mejor maridaje.

Lechón asado

Hay familiares que esperan las Fiestas solamente para comer lechón a las brasas. Puede hacerse al horno de barro o en un asador grande. Hay que armarse de tiempo, paciencia y buen gusto en la elección del adobo. Ardua tarea que en la mesa tendrá su recompensa. Aquí, iremos con tintos con buen cuerpo y prolongada crianza en barricas. Vamos desde un enjundioso Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot, hasta un Tannat o un especiado Syrah.

Como vemos, el abanico de platos para las Fiestas es amplio y conserva tradiciones que se transmite de generación en generación. Los vinos, a tono con la circunstancia, acompañarán de la mejor manera (siempre con responsabilidad y moderación) para vivir una celebración única e inolvidable. ¡Felices Fiestas!

Deja un comentario