Tips para armar tu propia colección de vinos

Los coleccionistas son personas muy especiales. Apasionados, intrépidos, investigadores y meticulosos, dedican gran parte de su vida a atesorar reliquias. Hay quienes coleccionan vasos, copas, cuadros, sombreros, monedas, libros… y están, por supuesto, quienes tienen una colección de vinos en casa, con los ejemplares más difíciles de conseguir.

En el mundo del vino, hay grandes coleccionistas que cuentan con cavas infinitas, llenas de los más refinados líquidos báquicos de todas las latitudes. Yendo a algo más terrenal, muchos amantes del buen beber quieren empezar a armar su propia colección de vinos, por status, sofisticación o con el objetivo de lucirse cada vez que llegan invitados a una cena. Guardar etiquetas de renombre, seleccionarlas de la vitrina y descorcharlas con los seres más queridos, es algo que gana terreno con fuerza.

¿Cómo diseñamos nuestra propia colección vinófila? ¿Qué tenemos que tener en cuenta para darle rienda suelta al gran anhelo de guardar vinos en casa? A continuación, te brindamos tips para que hagas una elección certera, merecedora de aplausos.

Qué tipo de vino guardar

La primera cuestión que surge es qué tipo de vinos guardar y cómo hacerlo. No tiene sentido coleccionar etiquetas tintas, blancas o rosadas pensadas para ser bebidas jóvenes. Lo mejor es pensar siempre en vinos que tengan un buen potencial de guarda, una vida útil prolongada, con óptima evolución en el tiempo.

Asimismo, es fundamental guardar nuestros vinos en una cava climatizada (entre 14 y 16 grados) o un espacio con poca luminosidad, lejos de las altas temperaturas y las oscilaciones térmicas. En notas anteriores, hemos repasado las condiciones ideales para favorecer la madurez adecuada de los vinos.

Cómo organizar la colección de vinos

En esta oportunidad, nos centramos en el diseño de la colección y ya hemos, entonces, dado el puntapié inicial. El siguiente punto a resolver es cómo organizamos nuestra cava. Podemos pensar en vinos por varietales, regiones, precios, etiquetas o tipo de elaboración. Es fundamental un buen organigrama para saber dónde encontrar cada una de nuestras preciadas botellas.

  • Según la región:

Si planificamos nuestra colección por zonas vinícolas, es imprescindible destacar que todas las regiones de Argentina cuentan con el clima ideal para la producción de vinos de guarda. La ecuación de sol más amplitud térmica es perfecta y, de este modo, se obtienen productos concentrados, con taninos firmes y acidez adecuada para lograr una evolución afable.

  • Según el varietal:

Si armamos nuestra colección a partir de varietales, hay que saber que existen cepajes que evolucionan mejor que otros. Así, por ejemplo, uvas como Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc o Tannat, tendrán un añejamiento excepcional. Podemos, además, sumar a la Bonarda y el Petit Verdot, otras dos cepas con enorme potencial de guarda.

Ojo, en cambio, si tiene Pinot Noir o Criolla entre sus filas Suelen tener una vida corta, pues son ligeros, de baja carga tánica y tienen poca madera. Sin embargo, hay algunos Pinots dignos de evolución, a partir de su acidez pronunciada y bien refrescante, que le confieren prolongación con el correr de los años.

Entre los blancos, sin duda, Chardonnay y  Semillón son los cepajes que mejor evoluciona. Si han sido fermentados o criados en roble, se mostrarán cada vez más complejos e interesantes. Podemos, además, sumar al Riesling y el Viognier, otras dos alternativas que pueden ponerse mejor con el paso de los días.

  • Según la vinificación:

Otra opción recomendable es guardar vinos según su vinificación. Es decir, organizarlos según su paso por barricas. Podemos tener, por un lado, los que menos contacto han tenido con la madera y, por el otro, los de mayor presencia del roble.

  • Según la etiqueta:

Podemos organizarnos también según las etiquetas, de las más informales a las más “serias”. Es una opción poco común, pero algunos coleccionistas vinófilos empezaron a practicarla. Lo mismo sucede con el peso de las botellas, que se dividen según su espesor dentro de la cava.

Las opciones a la hora de armar nuestra anhelada colección vínica se multiplican. Queda en cada uno de nosotros, a partir de los consejos brindados, diseñarla como mejor nos parezca.

Y un dato más… ¿Sabías que en Bodega BordeRío podés elaborar tu propio blend y conservarlo en tu propia barrica? Así como suena. Si eres un amante de los buenos vinos y te gustaría tener el tuyo propio elaborado única y exclusivamente para vos, consultanos por esta interesante propuesta.

¡Salud y Felicidades!

¿Quieres disfrutar los exclusivos vinos BordeRío?

Deja un comentario