El Champagne y el Cine: desde James Bond al El Gran Gatsby

En tiempos de brindis, repasamos las mejores escenas fílmicas que tuvieron al refinado burbujeante como protagonista principal.

El Champagne (entiéndase el vino espumoso elaborado dentro de esta región francesa) simboliza un estilo de vida. Refinamiento, glamour, sofisticación, elegancia, celebración. A todos estos términos podemos vincularlo (y me quedo corto).

A través de los siglos, este brebaje ha sido fuente de inspiración de numerosos directores de cine, que lo han destacado en manos de actores famosos, que se han lucido en obras maestras de la pantalla grande.

Porque cuando una copa brillante y espumosa entra en escena todo se vuelve fantástico. Las sutiles y finas burbujas representan todo lo que anhelamos ver en una peli: amor, felicidad, diversión, ilusión, éxito o, sencillamente, la conmemoración de la vida misma a copa llena.

A continuación, revivimos instantes cinéfilos inolvidables junto al Champagne. Prepárese, siéntese cómodo en el sillón y ponga play para recibir con todo el entusiasmo el 2020.

James Bond

Clásico de clásicos del Reino Unido y todas las latitudes, el encanto, la seducción y la exclusividad dan el presente en cada una de las obras que forman parte de la saga. Las mejores botellas de champagne, como Bollinger y Dom Pérignon, se han posicionado como la bebida por excelencia del espía más famoso del planeta.

Champagne 

La famosa pieza fílmica del legendario Alfred Hitchcock, a finales de los agitados años ‘20, narra la historia de una jovencita que se daba la gran vida a expensas del negocio de Champagne de su padre. Escena inolvidable: al inicio y al final de la película aparece una gran copa de Champagne, que ha sido replicada, una y otra vez, desde entonces, por todo el universo cinematográfico.

Champagne Charlie 

Filmada en el año 1936, con Paul Cavanagh y Helen Wood. Aquí se introdujo el Champagne en las grandes páginas de la historia del cine. Aclaración: esta película nada tiene que ver con la historia de Charlie Heidsieck, un famoso productor de vinos que comenzó a importar champagne a Estados Unidos. Este film cuenta la historia de un sofisticado millonario que se enamora perdidamente de una mujer, entre burbujas románticas.

El Gran Gatsby

Película multipremiada, basada en la novela de Francis Scott Fitzgerald y protagonizada por el siempre carismático Leonardo DiCaprio personificando al protagonista, Gatsby. El film refleja las grandes fiestas que se armaban en donde el Champagne era lo único que no podía faltar. Aunque en la novela nunca se menciona alguna marca o casa en específico, los escritores para el filme de 2013 decidieron optar por Moët & Chandon, presente de pé a pá en todo el largometraje. Los críticos de cine sostienen que ha sido un espacio de más de 2 horas lleno de publicidad para la mítica casa francesa.

Pretty Woman

Cuando Julia Roberts (Vivian) descubre el exquisito maridaje del Champagne con las frutillas, lo hace en una espectacular suite de hotel, al lado del galán Richard Gere, y de la mano de una botella de Moët & Chandon, pedida al servicio de habitaciones.

Un año en Champagne

Brillante documental que vale la pena ver en Netflix, copa de espumoso en mano. La filmación se centra en los históricos viñedos de Champagne, la prestigiosa región que todos conocemos hasta la botella. Narra con precisión y un sinfín de imágenes preciosas qué hay detrás de cada etiqueta de Champagne. Su elaboración, vocación artesanal y dedicación de los elaboradores lo convierte en una película imprescindible sobre la bebida más enjundiosa del mundo.

Casablanca y Breakfast at Tiffany’s

Dos de las películas más importantes de la cinematografía americana nos dejaron inolvidables momentos en los que el Champagne es protagonista. En Casablanca, todos recordamos con nostalgia el romántico flashback que nos lleva al café Belle Aurora en Montmarte, en el que Rick e Ilsa beben burbujas mientras Sam, al piano, toca “As time goes by”. Asimismo, los más cinéfilos y amantes del mejor Champagne probablemente compartan con Audrey Hepburn su famosa frase de Breakfast at Tiffany’s: «No creo jamás haber tomado champagne antes del desayuno. Con el desayuno varias veces, pero antes nunca, nunca».

Titanic

Nuevamente, Di Caprio se luce con una botella de Champagne. Emblemática ha sido la escena en la que se lo veía disfrutando de una botella de Henri Abelé, etiqueta que se sirvió en el salón de primera clase durante la última cena del trasatlántico.

Intocable

Film que adapta la conmovedora historia de Philippe Pozzo Di Borgo, un aristócrata millonario tetrapéjico cuya vida da un giro a conocer a Driss. Sin embargo, no todo el mundo sabe que en la vida real Philippe Pozzo fue el director de la casa Champagne Pommery hasta que sufrió un accidente en 1993. Además Philippe Pozzo escribió el prólogo del libro Historias del champagne: Maisons y Vignerons de Jordi Melendo.

Estos son solo algunos ejemplos emblemáticos. Las finas burbujas del Champagne han brillado casi tanto como las estrellas de Hollywood y es que desde los inicios del cine, esta seductora bebida ha acompañado a actores, actrices y directores en su camino por la fama. ¡Salud!

Mariano Fresco

Mariano Fresco

Cuenta con más de 12 años de carrera en periodismo enogastronómico. Licenciado en Comunicación Social y Analista en Medios (Universidad del Salvador), es también Sommelier Profesional (CAVE). Inició sus primeros pasos en la revista Cuisine&Vins, donde se desempeñó como Editor de Vinos. Escribió para destacados medios gráficos nacionales, entre ellos el Diario La Nación. Hoy, está al frente del programa radial "Fresco en el Aire" En servicio, trabajó como sommelier principal del exclusivo resort Ponta dos Ganchos (Brasil), perteneciente a la cadena The Leading Hotels of The World. Apasionado de la docencia, es profesor titular de Iniciación a la Sommellerie y Cursos Cortos en Gato Dumas (Sedes Buenos Aires y Pilar).

Deja un comentario