signos del zodiaco y vinos

Dime de qué signo eres y te diré… ¡qué vino bebes!

Cada signo del zodíaco nos imprime diferentes características personales. En algún punto, todos juzgamos a todos, a priori, según la fecha y mes de nacimiento. 

Así, se suele afirmar que el canceriano es familiero y emocional; el capricorniano, responsable y cauteloso; el acuariano, creativo y divertido; el leonino, sociable y extrovertido; el geminiano, comunicativo y expresivo; el sagitariano, alegre y vivaz; el virginiano, de naturaleza práctica y estilo metódico; el pisciano, soñador y fantasioso; el libriano, intelectual y estético; el taurino, elegante y refinado; el ariano, transparente y frontal,  y el escorpiano, intenso y pasional.

A partir de estos estereotipos que nos acompañan desde que la Historia es Historia, en estas líneas, les aconsejamos los estilos de vino ideales para maridar con las “características organolépticas” de los seres humanos.

 

Aries

Van siempre para adelante, con honestidad, sin temores al “qué dirán” ni a lo que pueda llegar a pasar. Son alegres, aventureros, pioneros y se animan a experimentar. Les recomendamos, entonces, vinos de variedades raras o no tradicionales, para indagar sus características. Los invitamos a embarcarse en el mundillo vinícola que va más allá del Malbec y probar uvas como Petit Verdot, Sangiovese, Tempranillo o Cabernet Franc. Al ser siempre positivos y enérgicos, a tono con el clima estival, los invitamos a beber un blanco desfachatado o un rosado bien fresquito.

 

Tauro

Son sibaritas, de paladares exigentes. Aman las elaboraciones gastronómicas de alto vuelo, los encuentros gourmet y los vinos de alta gama. Les agradan los banquetes bien presentados y las mesas sofisticadas. Bon vivants por naturaleza, les aconsejamos placenteras burbujas para el deleite puro. Una experiencia que invite a vivenciar sensaciones mágicas les calzará como anillo al dedo. Un estupendo espumoso elaborado a partir del Método Champenoise, con peso, estructura y volumen envolvente será el plan perfecto.

 

Géminis

Les fascina hablar, comunicarse, expresarse y dar sus puntos de vista. Son súper sociales, festivos y organizan toda fiesta o celebración que dé vueltas a su alrededor. Incansables y extrovertidos, se meten siempre en el bolsillo hasta el más reacio a los vínculos. Por ello, les recomendamos vinos tintos jóvenes, agradables, fáciles de beber, con cuerpo ligero y acidez refrescante. Asimismo, un blanco fresco, frutado, pensado para abrir el apetito o romper el hielo en reuniones muy estructuradas, irá de maravillas. Así, una copa invitará a la otra y la ¡fiesta se animará en un santiamén!

 

Cáncer

Lo primero es la familia. Sensible hasta el hartazgo, el canceriano adora sus afectos, sus amigos, sus seres queridos más íntimos. Es enamoradizo, idealista y le seduce la idea de profundizar lazos con las personas. Cree en el prójimo y en la vida. Necesita tomar, por ende, un vino que lo lleve a una situación de disfrute y armonía plena con una persona ideal, sea amigo, pareja o familiar. Según la circunstancia, habrá un vino diferente. El canceriano necesita agasajar al otro y, por ello, el vino elegido dependerá del contexto, el lugar, la situación y el maridaje. Todo estará perfectamente pensado para vivenciar una experiencia sentida, emocional. 

 

Leo

Ruge fuerte el león, con su personalidad intensa, pronunciada y carácter marcado. Perseverante, ambicioso, nunca, pero nunca se da por vencido. Es insistidor y se lleva el mundo por delante, afín de cumplir sus sueños. Sin duda, un buen Cabernet Sauvignon, Syrah o Tannat, con taninos presentes y prolongado paso por barricas serán la clave para saciar estos paladares corpulentos. Un enjundioso tinto, con notas pimentosas o especiadas le agradarán la velada. 

 

Virgo

Son súper metódicos y necesitan que todo les salga a la perfección. Detallistas, críticos, juzgan hasta su propia sombra. Buscan la excelencia y la superación, siempre de manera constructiva. Por ello, les sugerimos un rico Pinot Noir, uva compleja que en nuestro país da cada vez mejores exponentes y va en busca de la etiqueta perfecta. Asimismo, un Merlot relanzado y revitalizado en estas latitudes, con sus delicadas notas de fineza y redondez, amerita un prolongado brindis entre amigos.

 

Libra

Son sinónimo de paz, serenidad, equilibrio, armonía y buen gusto. Le dan importancia a lo estético y están en cada detalle. Son sutiles, delicados y hacen un culto del buen gusto. Si queremos complacer sus paladares, debemos elegir vinos redondos, con buen cuerpo, envolventes, seductores, que lleguen al alma. La estética, desde la etiqueta hasta el líquido, debe estar presente en todo momento. Si a un libriano un vino no le agradó, no habrá vuelta atrás. Es exigente y apela siempre al refinamiento.

 

Escorpio

Pasión, erotismo, sensualidad. Los escorpianos son muy intensos y viven cada segundo con inmensa agudeza. Dicen que nunca hay que pelearse con un escorpiano, pues puede hacerte las mil y una. Jamás pasan desapercibidos, son líderes por naturaleza y marcan el camino a seguir. Aquí, el mejor consejo es un vino tinto con más de 12 meses de crianza en barrica, corpulentos, “comestibles”, profundos desde el color hasta el retrogusto que puede ser ligeramente amargo. Blend de Cabernets o Bonarda con Malbec, opciones valederas para paladares que se dejan llevar por lo pasional.

 

Sagitario

Celebran la vida con entusiasmo y mucho amor. Optimistas, alegres, siempre están al pie del cañón. Nunca te van a dejar “a gamba” y encontrarán una solución, incluso, para los problemas complejos. Vinos vivaces, brillantes, audaces, contentarán estos paladares bien predispuestos. Podemos asociarlos con vinos jóvenes tradicionales o innovadores y hasta vinos pensados para la guarda. Se adaptarán a todos los estilos y hasta terminarán brindando con una rica copa de espumoso Charmat, afín de celebrar los buenos momentos que les brinda la vida. 

Capricornio

“Persevera y triunfarás”, sostiene el dicho que ha impulsado y motivado hasta al más timorato. El capricorniano, siempre con cautela, es constante, disciplinado y valora con creces los frutos recogidos a partir de su trabajo. Esa perseverancia hace que todos sus emprendimientos sean brillantes. Por ende, los vinculamos con vinos icónicos o emblemáticos, que nacieron en vendimias laboriosas, trabajadas con amor y pasión, que luego salieron a la luz en etiquetas enjundiosas, exitosas. La unión hace la fuerza y los líquidos báquicos que tuvieron su origen en cosechas costosas, gozarán de mejores resultados.

 

Acuario

Excéntricos por naturaleza, innovadores, jocosos, llaman la atención donde estén. La buena noticia es que nunca nos aburriremos con su compañía. Son alegres, dicharacheros y les gusta compartir lindos momentos con sus afectos. Vinos en lata, bag in box y hasta con etiquetas “locas”, captará su atención con creces. Necesitan productos llamativos, refrescantes sin demasiado protocolo. La seriedad no los conquistará jamás. Si les ofrecemos algo original nos van a abrazar con algarabía.

 

Piscis

Místicos, soñadores, voladores, son definitivamente imaginativos. Sentimentales y emocionales, suelen ser fantasiosos. En este caso, dejemos que el pisciano elija su vino favorito, que seguramente lo hará según el momento o circunstancia que esté viviendo. Valorará que lo sorprendamos con etiquetas que le lleguen al corazón, según su estado de ánimo.

Mariano Fresco

Mariano Fresco

Cuenta con más de 12 años de carrera en periodismo enogastronómico. Licenciado en Comunicación Social y Analista en Medios (Universidad del Salvador), es también Sommelier Profesional (CAVE). Inició sus primeros pasos en la revista Cuisine&Vins, donde se desempeñó como Editor de Vinos. Escribió para destacados medios gráficos nacionales, entre ellos el Diario La Nación. Hoy, está al frente del programa radial "Fresco en el Aire" En servicio, trabajó como sommelier principal del exclusivo resort Ponta dos Ganchos (Brasil), perteneciente a la cadena The Leading Hotels of The World. Apasionado de la docencia, es profesor titular de Iniciación a la Sommellerie y Cursos Cortos en Gato Dumas (Sedes Buenos Aires y Pilar).

Deja un comentario